Genera infusiones cristalinas, gracias a su baja concentración en polvo.
Debido a su composición, su sabor es muy persistente.
Al prepararla como infusión, puede percibirse un color claro y agradable a la vista.
Es una yerba muy rendidora.