Debido a que el mate es una bebida que contiene cafeína, es necesario evaluar su consumo durante el embarazo, especialmente en países de Sudamérica como Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay donde esta infusión forma parte de la vida diaria de los ciudadanos.

El embarazo y la cafeína

La cafeína es una sustancia que actúa como un estimulante del sistema nervioso central, produciendo un estado de alerta y eliminación temporal del cansancio. La cafeína no sólo está presente en el café, también se encuentra en el chocolate, el té, las gaseosas, las bebidas energéticas y en menor medida, en el mate.

Casi por consenso, se recomienda a las mujeres embarazadas disminuir (y en algunos casos, eliminar) la cafeína de la dieta. Existen trabajos científicos que indican que el consumo de una cantidad de cafeína mayor a 200 / 300 mg por día genera problemas de bajo peso en el recién nacido. Otro efecto negativo de la cafeína es el aumento de la producción de jugos gástricos y por ende, una mayor sensación de acidez para la embarazada.

¿Cómo tomar mate durante el embarazo?

Según la nutricionista Julieta Lupardo (Halitus Instituto Médico, Buenos Aires) el consumo de cafeína para una embarazada no debe superar los 200 mg por día, ya sea en forma de café u otras bebidas cafeinadas. El mate cebado aporta entre 50 y 70 mg de cafeína (tres cucharadas de hierba y medio litro de agua aproximadamente). En el caso del mate cocido, por ejemplo, un saquito en una taza de agua puede tener entre 14 y 30 mg de cafeína.

“Mientras se controle la cantidad, el mate no sería una complicación durante el embarazo, pero hay que tener en cuenta las otras sustancias que son fuentes de cafeína para no excederse en la cantidad permitida por día.”

De esta manera, una mujer embarazada puede tomar una taza de mate cocido (la variedad con hojas de manzanilla y anís puede traer beneficios extra) o incluso un mate cebado de vez en cuando (sin exceder medio litro); siempre y cuando las otras sustancias con cafeína estén limitadas dentro de la dieta.  

Hábitos saludables para la embarazada

Siempre es aconsejable ajustar los hábitos cotidianos en función de la salud del bebé en gestación. Algunas bebidas que la embarazada puede tomar, además de agua que es esencial, son jugos naturales, cafés y tés descafeinados, gaseosas en su versión “light” o dietéticas (sólo de vez en cuando), leche y cerveza sin alcohol. Y por supuesto, ¡mate! Lo más importante es tener una alimentación consciente y moderada, vigilada muy de cerca por el médico de confianza.