El mate es una bebida sudamericana muy particular y su preparación es muy diferente a la de otras infusiones como el té o el café. Es conveniente conocer bien el proceso para preparar un buen mate.

¿Qué se necesita para preparar mate?

Para preparar mate se necesita naturalmente la yerba mate. Se pueden comprar las hojas ya secas y molidas en varias presentaciones, como con hierbas o sabor a frutas; aunque la más consumida es la llamada yerba mate con palo, con más o menos un 65% de hojas desecada y un 35% de “palo” (astillas y fibras de la yerba). También se necesita la matera  con su bombilla; y agua caliente sin hervir. Si se va a tomar mate en grupo, entonces será pertinente contar con un termo para conservar la temperatura del agua por más tiempo.

La preparación: los pasos a seguir para un buen mate

El primer paso es calentar agua. La Asociación Ruta de la Yerba Mate recomienda una temperatura de 70 a 80°. Mientras tanto, se debe llenar las tres cuartas partes de la matera con la yerba de elección. Aquí es donde viene la parte más importante de la preparación: es necesario dar vuelta la matera, tapando la apertura del recipiente con la mano de modo que la yerba no se salga, pero al mismo tiempo agitándolo un poco para que el polvillo no quede asentado en el fondo.

Lentamente devolvemos la matera a su posición original pero cuidando que la yerba quede recostada hacia un lado, de forma que en uno de los costados se forme una especie de agujero. Es por este agujero que vamos a verter un poco del agua tibia y a dejar que el fondo se humedezca por un rato. Al hacer esto, la yerba libera todos sus componentes.

Por este mismo agujero también se introduce la bombilla, presionando firmemente para que no se mueva más tarde. Debería quedar asegurada por la misma yerba. Ya se puede comenzar a tomar mate, vertiendo una cantidad moderada de agua caliente por el lado donde está la bombilla cada vez que alguien va a tomar.

Diferentes formas de beber el mate

Aunque la forma más común de beber mate es sólo con agua, su sabor puede resultar amargo para algunos paladares, especialmente los que no están acostumbrados. Por eso hay quienes prefieren añadir un poco de azúcar, miel o edulcorante, e incluso poner leche caliente en lugar de agua. En verano se puede añadir agua fría en lugar de agua caliente y se llama “tereré”. Los más osados añaden café para experimentar un golpe de energía. Indiferentemente de la forma en que se toma, el mate conserva su excelente valor nutricional y su importante simbolismo cultural.

Ahora es posible disfrutar esta infusión natural y llena de beneficios fuera de Argentina. – Encontrá la tienda más cercana haciendo clic aquí. – Compra online con envío a domicilio aquí si estás en Europa.