No sólo es necesario conocer cómo cebar el mate de forma correcta; también la calidad de la yerba que usamos para preparar el mate es fundamental para determinar su sabor, sus aromas y disfrutar una buena experiencia al tomarlo. Para saber si la yerba es buena, debemos usar los cinco sentidos:

Con la vista

Observar el color de la yerba es fundamental. Idealmente se mostrará un color verde amarillento, en ningún caso debe tener un verde intenso ni tonalidades de marrón. También debe existir una armonía entre los diferentes componentes: el palo, la hoja gruesa, la hoja fina y el polvo de hoja. Las proporciones adecuadas determinarán el sabor del blend.

Tacto y oído

La sensación táctil también puede revelar mucho sobre el mate. La consistencia que debería tener es de una hoja bien seca; y mientras la apretamos con las manos, deberíamos escuchar un crujido sutil y ver que se desprende una pequeña cantidad de polvo de hoja.

Olfato

El aroma de una buena yerba siempre es fresco y seco, levemente tostado. Hay que prestar mucha atención si el olor es demasiado fuerte o delata signos de humedad, pues aunque se espera que la yerba tenga cierto amargor, los aromas demasiado intensos no son una buena señal.

Gusto

Todos conocemos el sabor del mate: debe ser un gusto fresco y con un agradable toque amargo. La yerba mate es amarga por naturaleza y, en este sentido, su sabor será determinado por varios factores, como la procedencia o el proceso de tratamiento.

¿El polvo es bueno o malo?

El polvo en la yerba es un componente fundamental: es hoja que está muy molida. Aporta consistencia y cuerpo a la yerba, y en la cebada brinda espumosidad y aroma para lograr el sabor final de un rico mate. Sin embargo, para preparar un buen mate debemos evitar que quede asentado en el fondo y tape la bombilla; para esto sólo debemos ponerlo de cabeza y sacudirlo antes de comenzar a cebar.

Combinando estos trucos con una correcta preparación, se obtiene una infusión rica, reconfortante y con todas las propiedades que se esperan de un buen mate.