Yerba Mate Taragüi - ¿Qué es el mate?
Yerba mate Taragui > Aprender > Energia natural

¿Qué es el mate?

A medida que se siguen descubriendo y confirmando más beneficios de tomar esta infusión, la yerba mate cobra auge a nivel internacional como una súper bebida natural.

El mate es una infusión que se prepara con las hojas de Ilex paraguariensis, un árbol exclusivo de las regiones subtropicales de América del Sur. Ha sido consumida por muchos siglos y se ha consolidado a través de la historia como la bebida preferida de millones de personas en Argentina (principal productor y exportador del mundo), así como también en Paraguay, Uruguay y Brasil. 

Pero para muchas personas, especialmente fuera de Sudamérica, puede ser la primera vez que escuchen el término “yerba mate”. ¡Es momento de descubrir una bebida natural que no se parece a ninguna otra!

Una preparación muy especial

La infusión de mate se prepara con la planta de yerba mate, un árbol originario de Sudamérica que sólo crece de forma significativa en tres países: Argentina (principal productor mundial), Brasil y Paraguay. Luego de ser secadas, molidas y envasadas; las hojas de yerba mate se consiguen fácilmente en cualquier supermercado de los países productores; y actualmente también se pueden comprar online en varias partes del mundo. 

Más allá de eso, la bebida en sí tiene una forma de preparación muy particular. Tradicionalmente, para tomar mate se usa un recipiente cóncavo del mismo nombre que ha sido diseñado especialmente para este fin; y en la actualidad viene en varias formas y diversos materiales como vidrio, metal y madera, entre otros. Aunque hay varias formas de tomar mate, la más usual es su forma tradicional o mate caliente.

Para preparar un mate tradicional, las hojas molidas se colocan en el recipiente y se le agrega agua caliente sin hervir. La infusión se bebe a través de un tubo delgado llamado “bombilla” (también diseñado para este fin) hasta terminar el agua, y luego se vuelve a llenar. Más información sobre cómo cebar un buen mate aquí.

El mate tiene un sabor herbal y ligeramente amargo, por eso hay quienes prefieren endulzarlo con azúcar o miel. Se puede tomar caliente en invierno o frío en verano; y hasta se puede elegir entre una variedad de yerba mate saborizada que vaya con la personalidad de cada quien. 

Un poquito de historia: ¿de dónde viene el mate?  

Aunque el descubrimiento de la yerba mate puede atribuirse a la etnia de los Kaingang unos 3000 años a.C.; la historia reconoce a los guaraníes de la selva paranaense como los padres del mate y los creadores de su particular forma de consumo. Ellos utilizaban la yerba con fines nutritivos y terapéuticos, pero también como elemento simbólico y espiritual. Con la llegada de los españoles y el mestizaje, el consumo del mate se extendió a todo el territorio de la colonia. En este período, fueron los misioneros Jesuitas los pioneros en cultivar y extender el consumo de mate. Leer más sobre la historia de la yerba mate

Hasta el día de hoy, todos los intentos para cultivar mate fuera de Sudamérica han sido infructuosos. La yerba mate se mantiene como un patrimonio exclusivo y tesoro invaluable de estas regiones.

¿Por qué se toma mate?

Una de las principales razones por las que se toma el mate es su acción estimulante y energizante, lo mismo que motiva a las personas a tomar café o té por la mañana (aunque con innegables ventajas sobre estas bebidas). La cafeína contenida en el mate estimula el sistema nervioso central y aumenta los niveles de energía y concentración; ideal para sobrellevar con vigor la rutina diaria.

Pero además de esto, la infusión de yerba mate es considerada una de las mejores y más saludables bebidas del mundo. Su gran poder antioxidante protege las células y favorece todos los procesos del organismo. Es fuente de vitaminas, minerales esenciales y otros nutrientes que previenen la oxidación y el daño celular. Se sabe también que el mate tiene valiosas propiedades medicinales, mejora el sistema inmunológico y previene enfermedades cardiovasculares. Y por si fuera poco, la yerba mate potencia las funciones cognitivas, es un eficaz neuroprotector y tiene efectos desintoxicantes, diuréticos y antiinflamatorios.

En general, el mate propicia un estado de bienestar general que mejora la calidad de vida. Aquí podrá conocer en detalle los incontables beneficios para la salud que se derivan del consumo de mate.

El mate también es cultura

Además de su efecto energizante y sus beneficios para la salud; tomar mate es una costumbre social y parte del estilo de vida en los países productores. En Argentina, por ejemplo, el ritual del mate es una parte esencial de la rutina diaria de sus ciudadanos (con una presencia del 90% en los hogares argentinos). En este país, generalmente se ‘matea’ en grupo compartiendo el mismo mate sin importar la cantidad de bebedores, y hay una persona encargada de llenar de agua o “cebar” el mate y pasarlo a cada uno de los otros. Leer más sobre el consumo de mate en Argentina. Sin embargo, en tiempos de pandemia y medidas de aislamiento social, se recomienda que cada uno use su propio mate y bombilla, ¡aunque todavía se comparte el agua caliente! Leer más sobre el consumo de mate en cuarentena.

También en Uruguay, el mate es considerada la bebida nacional. Los uruguayos toman mate caliente, amargo y mayormente de forma individual; a cualquier hora y en cualquier lugar. Los mates son mucho más grandes y se prefiere la yerba sin palo, además de usar un kit matero personal para cada quien. 

En Paraguay, la yerba es de color más amarillo y se consume principalmente como “tereré”, una bebida de origen guaraní a base de yerba mate con agua fría y otras hierbas refrescantes. En el Sur de Brasil, tienen su propio tipo de yerba mate (más verde y siempre amarga) y le llaman chimarrão. Allí también es considerado un elemento de cohesión social al igual que en Argentina, aunque muchos también lo toman solos a lo largo del día.

De esta forma, lo que comenzó como una tradición indígena, se mantiene vigente e inalterable. Actualmente, el mate es la bebida preferida por millones de personas; y ese número sigue creciendo gracias a los numerosos estudios científicos que respaldan sus muchas virtudes.