Yerba Mate Taragüi - Receta para preparar un buen tereré (mate frío)
Yerba mate Taragui > Aprender > ¿Cómo?

Receta para preparar un buen tereré (mate frío)

Además de la tradicional infusión caliente de yerba mate, hay una versión fría del mate: el tereré, ideal para refrescar e hidratar el cuerpo y añadir un toque de sabor, sobre todo en las estaciones cálidas del año.


El mate es una bebida rica, natural y sumamente saludable gracias a su gran valor nutricional y propiedades, bien conocidas y aprovechadas a lo largo de la historia. Aunque su versión de mate amargo y caliente es la más conocida; otra gran cualidad del mate es que puede ser muy versátil y variado. De hecho hay diversas formas de tomar mate según el país, el clima, la situación e incluso los gustos individuales de cada persona.


Justamente para el verano, el parque, la playa (o simplemente para los que prefieren una bebida refrescante), existe una versión fría del mate llamada tereré, a base de agua fría, hielo y frutas, ¡bien fresca y reconfortante!

¿Qué es el tereré?

El tereré no es más que la versión fría de la infusión de yerba mate. Se trata de una bebida originaria de Paraguay, pero el gusto por el mate frío también se ha extendido a los otros países consumidores de mate como Argentina, Uruguay y algunas regiones de Chile y Brasil.


Se dice que la palabra tereré viene de los Guaraníes, quienes hacían rondas de mate y sorbían la bebida hasta el final para poder escuchar el sonido que hacen los últimos tres sorbos con la bombilla: “te-re-re”. Aunque otros historiadores atribuyen ese nombre a una derivación de la frase “té jere” que en guaraní significa “ronda de té”, y que los sacerdotes jesuitas usaban para referirse a la ceremonia de compartir el mate.

Paso a paso: cómo preparar mate frío o tereré

1. Poner la yerba en el vaso de mate aproximadamente hasta la mitad. Se recomienda usar una variedad de yerba saborizada con algún sabor frutal, por ejemplo naranja o un mix de cítricos

2. Tapar con la palma de la mano, invertir el vaso de mate y agitar suavemente para que se mezclen bien los componentes.

2. Preparar agua fría saborizada con rodajas de limón, pomelo o naranja en una jarra o termo con mucho hielo. 

3. Agregar el líquido de la jarra o termo en el mate. La primera vez que se agrega el líquido frío debe ser en una cantidad generosa, empapando toda la yerba. Dejar reposar algunos minutos y luego insertar la bombilla en la pared interna del mate, presionando con cuidado. 

4. Agregar unos cubitos de hielo y ¡listo!. Ya se puede degustar el tereré, añadiendo agua fría o hielo en cada cebada y bebiendo directo de la bombilla.

Algunos consejos para el mejor tereré

  • El tereré lleva un poco más de líquido que el mate tradicional. El líquido debe sobrepasar ligeramente el nivel de la yerba.
  • Es importante no mover ni girar la bombilla, para no arruinar el estado de los componentes.
  • Se puede preparar el tereré en un un vaso de cerámica, vidrio o de acero inoxidable para que conserve mejor el frío.
  • Al igual que en el mate caliente tradicional, la yerba va perdiendo su sabor inicial a medida que la ronda avanza, por lo que se debe cambiar por yerba nueva cuando ya no se sienta el sabor característico del mate.
  • Una forma muy común de preparar tereré es exprimir un limón en agua fría, endulzar y agregar un toque de menta fresca. Hay quienes prefieren usar jugo natural de naranja o de pomelo.
  • Para un tereré matutino saludable y hasta terapéutico, que puede incluso ser un buen sustituto del café, se puede agregar a la infusión hierbas como boldo, manzanilla o peperina. Vale todo lo que ayude a dar más sabor al mate frío y sobre todo a reponer nutrientes, minerales y vitaminas que se pierden al sudar en los días veraniegos.

Ya sea en su versión tradicional caliente, o en forma de tereré para refrescar e hidratar el cuerpo; se pueden aprovechar los múltiples y variados beneficios del mate en cualquier época del año y hora del día. Y lo mejor, el privilegio de tomar una de las mejores bebidas del mundo ya no es exclusivao de Sudamérica, cada vez son más las ciudades que se suman al movimiento matero.